JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO, in memoriam.

Esta entrada es bastante triste para mí.

Tal día como hoy, 19 de marzo, pero de hace diecinueve años, 1999, mi máximo compañero y maestro de palabras y de versos existenciales, JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO, decidió abandonar este mundo y dar por finalizada su vida.

Casual o causalmente, aconteció en esta fecha  en la que se celebra el “día del padre”. Aquél, que escribió quizá, los mejores y entrañables versos que un padre haya dedicado jamás a una hija en su más que célebre y conocido poema “Palabras para Julia”,  y que gracias a Paco Ibáñez, quien magistralmente le puso su música y voz, se hizo conocido universalmente.

Pero me jode, y bastante, que cuando se le menciona, rápidamente se le asocia casi de forma única con ese texto, cuando su obra es extensa, y no hay verso alguno que sea despreciable en ninguna de sus creaciones.

No pretendo rendirle ningún homenaje, ni siquiera recordarlo, porque no hay día que no esté presente en mí ni que no relea alguno de sus escritos. Si acaso compartirlo, en otra infinita vez, un poco más especialmente, si cabe.
No me lo hubiera permitido, además.
Él decía al respecto:

“Hay quien lee y quien canta poemas que yo hice
y quien piensa que soy un escritor notable.
Prefiero que recuerden algunos de mis versos
y que olviden mi nombre”

Por eso, yo he venido a traer en esta efemérides alguno de sus versos, aunque soy uno de los que piensan que es un escritor notable, pero no fue su estilo ni capacidad la que me hicieron afín a su persona, sino la coincidencia en la percepción, formas y comportamiento ante lo que se nos plantea cada día en esto que llaman vida o existencia. Como él, me siento un maníaco-depresivo. Como él, soy un descreído de casi todo, y como él, sigo pensando que muchas pequeñas cosas sí que merecen la pena, aunque sean las que más desapercibidas pasen, o acaso menos interesen, a los grandes colectivos humanos.
En cada palabra suya, encuentro lo que me gustaría proclamar.
En cada palabra suya, encuentro el mismo vómito y asco.
En cada palabra suya, encuentro una misma escala de valores.
En cada palabra suya, encuentro que amar, (cuyo significado todos creen conocer, y me permito dudarlo) es algo inmenso y de lo poco por lo que merece la pena estar vivo.

En base a lo dicho con anterioridad al inicio, lo que voy a dejar en este día para quien tenga a bien acercarse por esta colina, no serán sus palabras para su hija Julia.
Mi elección para hoy es este otro de entre los cientos de sus poemas que encuentro todos imprescindibles:

Después de construir los cielos, la tierra y otras cosas
y mientras mi espíritu flotaba sobre las aguas
hice un ser a mi imagen y semejanza,
vi que aquello era bueno y descansé feliz.

Pero no todo resultó correcto
ya que pronto mi imagen se multiplicó
empezó a insolentarse y pelear y armar ruido
y también a fisgonear y preguntarse
sobre aquel mundo llano como tabla de mesa.

Entonces conseguí que la tierra se volviese redonda
girando en torno al sol
pero mis semejantes siguieron dudando y blasfemando
y no tuve más remedio de crear todo un cosmos
ordenado y caótico
para que se asustaran y fuesen más humildes
y me dejaran de una vez en paz.

Ahora ya veo que esto no ha sido suficiente
y estoy preparando algo realmente espectacular
a base de grandes explosiones galácticas de luz y de energía,
mas si ni de ese modo consigo que se callen
he pensado en suicidarme y dejar a esos cabrones solos
para que arreglen su ridícula bola como les dé la gana.

– José Agustín Goytisolo –

…… y finalmente, fue lo que hizo.

José Agustín, compañero y siempre “padre” y maestro, finalizo con las mismas palabras que tú en su momento pronunciaste sobre la tumba de Antonio Machado en Collioure:

… yo no he venido para llorar
sobre tu muerte,
sino que alzo mi vaso
y brindo por tu claro camino,
y porque siga tu palabra encendida,
como una estrella, sobre nosotros….

Esta noche me fumaré mi enésimo cigarro contigo.
– Jose Lobo –

JoseAgustinGoytisolo

Anuncios

4 respuestas a “JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO, in memoriam.

  1. Susana tremps 15 abril, 2018 / 10:59 am

    Ainsssss Lobo,a ti te debo todas las emociones que he disfrutado leyendo a Goytisolo, y lo mejor es que ese sentir que describes ante sus letras, es el mismito que el mío, leyendo tus escritos.
    Beskarda Ioguna eta milaka muxu. 😘

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s